Teisho introducción a la Canción de Zazen de Hakuin Zenji # 1 

Junio 18, 2020, 8:38 pm ~ por Shodo Harada Roshi  

Introducción a Hakuin Zenji 

La Sangha mundial de One Drop Zen esta haciendo zazen diariamente para profundizar su mente. Sin embargo, incluso mientras queremos sentarnos juntos, esto no es posible ahora mismo. 

Por lo tanto, quisiera apoyar el zazen de todas y todos. Desde que tuvimos que cancelar el Sesshin de junio en Hokuozan, Taikan ShoE estará traduciendo los teishos que estoy enviando. 

Como bien saben, Hakuin Zenji es una persona de gran respeto no solamente entre el mundo del Zen. Hakuin nació el 25 de diciembre de 1685 cerca de los pies del Monte Fuji. 

Cuando tenia cinco años, al ver las nubes sobre el océano fue golpeado profundamente por la impresión de que este mundo, del modo en que parece ser, no se puede confiar. Buscaría constantemente aquello que no cambia y en lo que pudiera confiar. Fue llevado por sus padres a enlistarse en pláticas de Dharma y memorizar partes importantes. Cuando recitaba las palabras desde el corazón, sus padres quedaron maravillados. Desde muy pronta edad, mostró señales de un genio, siendo de alta inteligencia. 

Cuando tenia once años escuchó sobre la crueldad del infierno y preguntó a sus padres sobre una manera en el que pudiera ser capaz de escaparse de él. Sus padres quedaron perplejos. Finalmente, a la edad de 15 años recibió la aprobación de sus padres para ser ordenado, donde recibió el nombre de Egaku. Se encontraba buscando la vida eterna, continuando su entrenamiento profundamente. A la edad de 19 se fue a un peregrinaje. Su personaje ardió, cuando leyendo viejos textos, surgieron dudas y quedó decepcionado. ¿Qué fue lo que originó esto? Afortunadamente encontró la historia: “Jimyo se sienta despierto toda la noche, diciéndose a sí mismo: Con los esfuerzos extenuantes de los antiguos siempre resultó en gran iluminación. ¿Qué hay de mí? Inútil mientras vivo, rápidamente olvidado cuando muero. ¿De qué beneficio he sido para el Dharma? 

 

Las personas que tienen experiencia en un zendo saben que estas palabras son leídas en la ceremonia de comienzo de cada nuevo periodo de entrenamiento. Cuando Hakuin leyó esta historia miraba profundamente dentro sobre cómo podría convertirse en una persona que sea recordada por otros. Y nuevamente, el fuego por entrenar se levantó dentro de sí fuertemente, y estaba tan profundamente inspirado que así es como continuaría. Tiró todo y prometió que haría que esto se convirtiera en realidad. 

Desde ese entonces continuó su entrenamiento, diariamente rasurando sus huesos, yendo tan lejos hasta olvidarse de comer y dormir, entrenamiento intenso era todo lo que había. Recibió la recompensa del viejo maestro Dokyo Etan Zenji, habiendo atravesado la profundidad de la verdad, quien le dio la transmisión inka del ojo que ve la verdad en la línea del Buddha. Esto fue a la edad de 24. Comenzó en el camino a los 19 y le tomó tan solo 5 años darse cuenta. Este no fue el final de su entrenamiento, por su puesto. Continuó en el camino, dejando su mente madurar aun más, extendiendo su expresión a la sociedad también. A la edad de 30 se convirtió Abad del templo pobre de Shoin-ji. A partir de entonces expandió su trabajo, desde caligrafía a dibujos, utilizando todas las expresiones posibles para enseñar el Dharma. Tendría cientos de estudiantes, incluso hoy en día la reverberación de su enseñanza aún se puede sentir, siendo reconocida a lo largo de todo el mundo.