Tenemos que vivir nuestra vida con gratitud. 

 

Orientación de Shodo Harada Roshi en tiempos del Corona #30

 

Queridos todos,

Todos llevamos ya tres meses haciendo grandes esfuerzos. Gracias a nuestra dedicación, el número real de personas infectadas no es tan grande como se esperaba. Me gustaría agradecer a cada una de las personas que han hecho tan enormes esfuerzos.

El Buddha fue a Takuhatsu (pedir) y, en una casa, estaba un joven que acababa de lavarse la cara, luego miró hacia el este, hizo una reverencia, miró hacia el sur, e hizo una reverencia, miró hacia el oeste e hizo una reverencia, miró hacia el norte e hizo una reverencia, miró hacia arriba e hizo una reverencia, miró hacia abajo e hizo una reverencia. El Buddha vio estas esmeradas reverencias y se dirigió al joven: “Eres muy joven, pero muy dedicado a tus reverencias. ¿Así te inclinas todos los días? - "Sí, me inclino a diario". - "¿A quién le rezas en el este, a quién en el oeste, a quién en el sur y a quién en el norte?" - "Mis reverencias no tienen significado, solo hago lo que mis padres me enseñaron". - “Aunque estás haciendo algo importante, si lo haces sin saber su significado, es una lástima y no es lo suficientemente bueno. Tu reverencia es muy devota, pero necesitas saber el propósito, te enseñaré ahora. Cuando te inclinas hacia el este, te inclinas en agradecimiento hacia tus padres que te dieron la vida. Cuando te inclinas hacia el sur, expresas tu agradecimiento a todos tus maestros, a quienes te enseñaron en la escuela, a los que te enseñaron a cocinar y a coser, a los que te enseñaron tu profesión, expresas tu agradecimiento a todos los que te han enseñado algo. Cuando te inclinas hacia el oeste, expresas tu agradecimiento hacia tu pareja e hijos. Cuando te inclinas hacia el norte, expresas tu agradecimiento hacia tus amigos y conocidos en la vida. Cuando te inclinas hacia arriba, expresas tu agradecimiento hacia aquellos que te han mostrado el camino espiritual y te han apoyado en él. Cuando miras hacia abajo y te inclinas, puedes expresar tu agradecimiento hacia todos aquellos que han hecho tantos esfuerzos para sustentar tu vida.

Esto se llama inclinarse en las seis direcciones ", le enseñó el Buddha.

El Buddha enseña que no podemos perder nuestra actitud de agradecimiento hacia todo lo que encontramos. Hasta ahora hemos recibido apoyo y todavía seguimos recibiéndolo gracias a muchas conexiones kármicas, por esto podemos estar agradecidos. Hoy en día las personas se han vuelto apartadas y pobres de mente, es el momento en que vivimos.

La existencia de cada persona es igual. Tenemos demasiados desastres naturales en el mundo, demasiados problemas en el mundo y éstos parecen aumentar. También parece aumentar el número de personas que transmiten su insatisfacción a otros. Aquí es donde nosotros como humanos necesitamos regresar a ser agradecidos.

Es posible que sepamos y estemos conscientes de nuestro agradecimiento hacia nuestros maestros, en cualquier país y en cualquier religión, se enseña esto. El Buddha dice: Inclínate hacia tu pareja e hijos. Dice, inclínate ante aquellos que están trabajando y apoyándote. Vive de una manera que te sientas agradecido con cada persona.

El Buddha dijo esto hace 2,600 años, cuando todavía se consideraba que las mujeres no eran iguales. Aun así, el Buda dijo: inclínate hacia tu esposa, inclínate hacia tu esposo. Observa verdaderamente el valor humano de cada persona, y la necesidad de que cada relación encuentre equilibrio en armonía.

Tenemos que vivir nuestra vida con sentimiento de gratitud. En un dojo, un lugar de entrenamiento profesional, los monjes aprenden a inclinarse el uno hacia el otro.

De alguna manera podemos entender que nos inclinamos ante nuestro compañero, ya que él o ella también apoya nuestra vida. ¿Pero inclinarnos ante nuestros hijos? Si no tenemos cuidado, creemos que nuestros hijos son nuestros. Desde un punto de vista budista, esto es diferente. La vida de los niños surgió del útero de la madre, pero la energía vital se está transmitiendo desde el pasado antiguo. Todos tenemos una vida pasada y, debido a que sólo somos conscientes de lo que pasa después de que nacemos en esta vida, no sabemos lo que sucedió antes. Simplemente lo olvidamos. No nacimos de repente, por casualidad. Todos tenemos un pasado. Cuando tengas muchos hijos, sabrás que cada niño tiene sus habilidades particulares. Ese niño nunca ha escuchado música en casa, pero puede apreciarla profundamente. Los padres pueden no ser pintores, pero un niño está dotado para dibujar. Esto muestra que la base de esta habilidad puede tener su origen en una vida pasada. Los científicos hablan sobre el ADN, pero eso no es todo. La personalidad de cada persona expresa la vida pasada. Este niño tiene su propia vida pasada y ahora tiene la conexión kármica para nacer a través de mi útero, nosotros solo podemos estar agradecidos por ello.

Hoy en día, aunque casi nadie lo dirá, hay muchos padres que ven a sus hijos como propios. Si lo pensamos, nosotros, como padres, estamos aquí para detectar la habilidad especial en nuestro hijo y apoyarlo para que la desarrolle aún más, de modo que pueda vivir una vida por sí mismo. 

Es por esto que el Buddha nos enseña que también debemos expresar nuestro agradecimiento hacia nuestros hijos. Los padres no hicieron al niño, el niño apareció y para cobrar forma tomó prestado el útero de la madre.

Muchos médicos, enfermeras y cuidadores trabajan para aquellos que se han contagiado con el virus corona, incluso con riesgo de infectarse ellos mismos. Sin embargo, continúan su trabajo y sus esfuerzos. Cuando vemos esto, debemos estar agradecidos por sus afanosos esfuerzos. Este es el gran tesoro que nos están regalando durante este tiempo y por el cual debemos estar profundamente agradecidos.

Si recibimos la enseñanza del Buddha, desde el fondo de nuestra mente necesitamos sentir profundamente este agradecimiento. Debemos continuar esforzándonos, apreciando y valorando los esfuerzos no solo del equipo médico sino de todas las personas que trabajan en la sociedad.

Por favor, todos tomen este gran estado de mente como lo más importante, que podamos ver los esfuerzos que cada persona está haciendo. Este es mi profundo deseo.

 

Traducción: ZuiHo.